viernes, 16 de noviembre de 2012

A propósito de la “Crisis”



Para entender el presente, a veces, no viene mal echar un vistazo al pasado.
En 1929 se produce la llamada “Gran Depresión” que provocó la ruina y miseria en millones de personas en todo el mundo.
Uno de los actores principales de aquel desastre fue el banco de inversión Goldman Sach.
Para evitar que esta situación volviese a producirse, en 1944, en el marco de las negociaciones previas al término de la Segunda Guerra Mundial, nace lo que a la fecha se conocería como el sistema financiero de Bretton Woods (llamado así por el nombre del complejo hotelero de la ciudad en New Hampshire, donde fue concebido) integrado por dos instituciones, fundamentales para entender las políticas de desarrollo que tuvieron lugar a partir de la segunda mitad del siglo XX: el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).
Concebido el primero, en un principio, con el fin de ayudar a las naciones europeas en la reconstrucción de las ciudades durante la posguerra, poco a poco fue ampliando sus funciones, creándose más organismos que funcionarían paralelamente a éste, integrando lo que hoy conocemos como el Grupo del Banco Mundial (GBM).
Es uno de los organismos especializados de las Naciones Unidas, que se define como una fuente de asistencia financiera y técnica para los llamados países en desarrollo. Su propósito declarado (aunque no cumplido) es reducir la pobreza mediante préstamos de bajo interés, créditos sin intereses a nivel bancario y apoyos económicos a las naciones en desarrollo. Está integrado por 186 países miembros.
Fondo Monetario Internacional (FMI), busca fomentar la cooperación monetaria internacional, afianzar la estabilidad financiera, facilitar el comercio internacional, promover un empleo elevado y un crecimiento económico sostenible y reducir la pobreza en el mundo entero. Fundado en 1945, es administrado por los 187 países miembros ―casi todos los países del mundo— a los cuales se supone que les rinde cuentas.
Hay que añadir otras dos instituciones importantes en la gestión económica mundial:
- La OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) cuya misión es el promover políticas que mejoren el bienestar económico y social de las personas alrededor del mundo.
- El Sistema de Reserva Federal (Federal Reserve System, informalmente FED) es el sistema bancario central de los Estados Unidos. El Sistema de Reserva Federal, es una entidad público/privada encargada de guardar todos los fondos de los bancos del sistema bancario norteamericano
Estos organismos equipados con miles de “insignes economistas” con “grandes sueldos”, y cuya misión, especialmente los dos primeros, era ayudar a los países para reducir la pobreza, han demostrado con sus actuaciones, en las ultimas décadas del siglo pasado y en lo que llevamos de éste, que lo que realmente hacen es servir de intermediarios a los grupos financieros especuladores para arruinar a los pueblos en beneficio de una oligarquía financiera, usando a los propios gobiernos para que ejecuten las estafas diseñadas por este grupo de capitalistas a los que llamamos “plutócratas” y que están consiguiendo concentrar en pocas personas (1% ), la mayor riqueza que ha existido nunca sobre la Tierra, obviamente la contrapartida es aumentar la miseria en la mayoría de la población.
Son estos individuos con la complicidad o el aliento de los gobernantes mas importantes del mundo, especialmente Estados Unidos (R. Reagan) y Gran Bretaña (M. Thacher), los que aplicando un sistema de creencias económicas, que no ciencia, y cuyo principal gurú fue el Premio Nobel Milton Friedman, conocidas como Neoliberalismo han llevado y siguen llevando al desastre económico a la población mundial.
Así lo expresa Vincent Navarro:
“La revolución neoliberal representó la victoria del capital sobre el mundo del trabajo y sus políticas públicas así lo demuestran.
Durante los últimos treinta años, las rentas del capital han aumentado, mientras que las rentas del trabajo (como porcentaje de la renta nacional) han disminuido en los países del G-7, es decir, en los países capitalistas de mayor riqueza. Tal situación se ha producido también en todos aquellos países que siguieron tales políticas (desregulación de los mercados –comerciales, laborales y financieros-; disminución del intervencionismo estatal en la economía; reducción del estado del bienestar; plena autonomía de los Bancos Centrales; entre otras), promovidas activamente por los gobiernos del G-7, por el Fondo Monetario Internacional (FMI), y por la Unión
Europea (UE).
Dentro del capital, la fuerza motriz de estas políticas públicas fue el capital financiero, que se benefició enormemente del descenso de las rentas del trabajo, forzando a la clase trabajadora a endeudarse. El grado de endeudamiento de la población trabajadora aumentó geométricamente y con ello los beneficios del sector financiero.
La financiarización de la economía, es decir la importancia del sector financiero dentro de la economía, aumentó muchísimo.
Por otra parte, la enorme concentración de las rentas (y de la propiedad) determinada por las políticas neoliberales facilitó la especulación financiera. Los ricos no invirtieron tanto en las actividades productivas (cuyo crecimiento no era muy notable, resultado de la escasa demanda –consecuencia del descenso de la capacidad adquisitiva de la población) como en actividades especulativas, de las cuales la apuesta inmobiliaria fue la más llamativa. Así se creó la burbuja inmobiliaria que fue el motor de la actividad económica en EEUU, Gran Bretaña, España e Irlanda. El estallido de tal burbuja creó un enorme vacío en el espacio económico, responsable de la Gran Recesión que casi llega a convertirse en la Gran Depresión. El desempleo se disparó, y con ello el problema de la escasa demanda que se deterioró todavía más, convirtiéndose en el
mayor problema social y económico de los países capitalistas desarrollados.
El enorme crecimiento de las desigualdades de renta resultado de las políticas neoliberales ha determinado el descenso de la demanda, que se ha agravado con el colapso de la burbuja inmobiliaria, a consecuencia de la actividad especulativa del capital financiero. Frente a esta situación, las políticas gubernamentales de reducción de la demanda mediante el recorte del gasto y empleo público es un enorme error, pues empeora todavía más la situación, como estamos viendo en los países periféricos de la eurozona (PIGS), Grecia, Irlanda, Portugal y España”.
Para hacer efectiva la estafa los “mercados” utilizan dos estrategia básicas, el llamado “sistema de las puertas giratorias”, mediante el cual los altos directivos de las organizaciones económicas financieras y de los cargos de instituciones  gubernamentales son los mismos, alternando de unos cargos a otros.
Hoy prácticamente todas las instituciones económicas relevantes a nivel mundial, están ocupadas por exdirectivos procedentes de Goldman Sach (GS). (Mario Draghi, hoy presidente del Banco Central Europeo, antes era Vicepresidente de Goldman Sach Internacional, cuando la financiera ayudó a ocultar la verdadera magnitud de la deuda griega; Lukás Papadimos, hoy primer ministro griego, antes era presidente del Banco Central de Grecia, cuando Goldman Sach ayudó al gobierno griego a falsear las cuentas, Mario Monti hoy primer ministro de Italia, antes asesor de Goldman Sach; Antonio Borges ha sido director del FMI en Europa y Vicepresidente de GSI; Otmar Issing hoy asesor de Goldman Sach, antes miembro de la junta directiva del Bundesbank y Consejero Ejecutivo del BCE, y así podríamos seguir con una larga lista).
La otra estrategia de la que se sirven es la llamada por la periodista Naomi Klein, “La Doctrina del Shock”.
Como venimos diciendo se trata de de una gran estafa realizada a nivel mundial por un grupo de personas con enorme poder económico y político, utilizando para ello el soporte ideológico “neoliberal” y aplicando la “doctrina del shock” tal como hicieron en América Latina y Rusia, con la diferencia de que allí utilizaron el “Terror de Estado” y aquí utilizan, de momento, la “Prima de Riesgo de la Deuda” y a los “Mercados” para inocular el “miedo” a la población y poder realizar el expolio de los países en los que actualmente tienen puesta la mirada, sustituyendo al mítico “coco” o “tío del saco” de nuestra infancia, por las mas importantes, aunque permanentemente autodesacreditadas e impresentables agencias de “descalificación” llamadas agencias de Rating.
Los gobiernos están utilizando el pretexto de la deuda pública como justificación para imponer planes de austeridad, pero no olvidemos que la deuda de los estados se debe en su mayor parte al desembolso que han realizado para sufragar las pérdidas de los especuladores financieros y ahora los estados tienen que pedir dinero a estos especuladores llamados eufemísticamente “mercados” para poder hacer frente a sus gastos corrientes. A este importante desembolso de dinero, entregado a los especuladores financieros, tenemos que añadir las políticas presupuestarias y fiscales favorables a las clases sociales acomodadas y a las grandes empresas. Al reducir la implicación del Estado y las contribuciones pagadas por los más ricos, se dispara el déficit público, mientras que se cumple cada vez en menor medida con las necesidades sociales de la mayoría.
En resumen, las entidades financieras se han dedicado a jugar a la ruleta con el dinero de otros y “todos” han estado ganando mucho dinero y se lo han repartido entre ellos, pero cuando han perdido, en lugar de arruinarse los inversores y procesar a los intermediarios por la responsabilidad criminal que pudieran haber cometido al arriesgar mas de lo que sería sensato, vienen los gobiernos y con el dinero público, o sea, el de los ciudadanos y se lo entrega a estas entidades financieras, sin exigirles nada a cambio, ni siquiera corregir las prácticas de riesgo, endeudándose los gobiernos y teniendo que pedirles prestamos con altos interese a estas mismas entidades “salvadas” de la ruina.
Vamos como ir al casino a jugar con el dinero de otros sabiendo que si ganas es para ti y para los que te prestan y si pierdes lo pagan los que están en sus trabajos produciendo y ahorrando y todo ello utilizando como agente que te garantiza tus “no pérdidas” a los gobiernos. En definitiva se trata de privatizar las ganancias y socializar las pérdidas con cargo al ahorro presente y futuro de millones de trabajadores, familias y Estados del mundo entero.
Esta Gran Estafa Mundial, pone de manifiesto que nos encontramos ante una Crisis Sistémica del modelo social y económico en el que estamos.
Gunnar Myrdal, premio Nobel de Economía de 1974, solía decir que detrás de cada problema económico había un problema político, a lo que  yo añadiría  y “cultural”.
En definitiva estamos ante una “Crisis Ética de la Humanidad”, al menos de la parte de la humanidad “visible”, en la que los valores y principios que deberían guiarnos para la construcción de un mundo sostenible basado en el respeto hacia la naturaleza, los derechos humanos universales, la justicia económica y una cultura de paz, han sido sustituidos por el “Dios Dinero”, de manera que se ha igualado el éxito social con la posesión del mismo, a más dinero más éxito, independiente de cómo éste haya sido obtenido. Estamos inmersos en una sociedad enferma en la que se vitorea y adula al ladrón, tanto de guante blanco como el que con pistola en mano, consigue hacer fortuna. Es un triunfador en el modelo de sociedad actual en la que se puede mentir impunemente. Lo podemos comprobar en prensa, radio y TV e incluso electoralmente, candidatos a cualquier tipo de disputa electoral son refrendados e incluso mejoran resultados, a pesar de estar imputados/procesados e incluso en ocasiones condenados por corrupción y estafas.
Esta cultura que identifica el éxito con la posesión de dinero es el caldo de cultivo en el que se producen los desmanes que han provocado Estafa que padecemos.
Es importante tener presente que los hechos que está ocurriendo no se deben a leyes de la naturaleza o a leyes económicas o a otras fuerzas impersonales, sino al resultado de decisiones específicas, tomadas por personas concretas y dentro de estructuras institucionales que los favorecen.
Es muy importante tener este concepto claro, ya que los medios de comunicación, controlados en su mayoría por los plutócratas, en su desinformación permanente al respecto están produciendo en la población una resignación, mediante la “indiferencia paralítica” llegando a inculcar incluso “sentimientos de culpa” con lo que se consigue crear las condiciones para poder continuar con las estafas a los Estados y población trabajadora mediante el desmantelamiento del llamado “Estado del Bienestar” que tanto esfuerzo costó levantar, y todo ello con la pasividad e indiferencia por parte de la mayoría de los ciudadanos.
Como decíamos estamos ante una Crisis Global o Sistémica en la que además de los aspectos Económicos y Financieros de la misma, aparecen otras manifestaciones como son:
 - “La Crisis Ecológica”, resultando llamativo que en una época en la que el progreso científico y técnico ha alcanzado un desarrollo como nunca habíamos conocido, al mismo tiempo hayamos alcanzado una situación medioambiental insostenible. No solo estamos produciendo el cambio climático, sino que la Tierra está gravemente enferma, como consecuencia de la enorme contaminación que hay en el aire, las aguas y los suelos.
 - “La Crisis Social” , siendo sus manifestaciones mas evidentes la incapacidad para terminar con las guerras y con la pobreza extrema, de manera que aunque para poder conseguir este último objetivo, según las ONGs serian necesarios 50 mil millones, cantidad que resulta ridícula si la comparamos con los billones que se han utilizado en rescatar a los banqueros estafadores.
Aún reconociendo la importancia de todas las facetas de la Crisis (económica, financiera, ecológica y social) quizás la más importante de todas sea la “Crisis de Conciencia” del ser humano, necesitamos reflexionar sobre nuestro valores y darnos cuenta de que manera nuestra conducta facilita o, al menos no entorpece, lo que está ocurriendo.
Estamos en un momento en donde se necesitan cambios con respecto a cómo pensamos y vivimos, en nuestros valores, instituciones y formas de vida, en definitiva, una nueva visión ética, para intentar cambiar el actual sistema.
La Carta de la Tierra es un documento en el que se plasman los principios para formar una sociedad global para cuidar la Tierra y cuidarnos unos a otros: respeto y cuidado de la comunidad de vida, integridad ecológica, justicia social y económica, democracia, no violencia y paz.
En la sociedad en la que estamos no es difícil que haya un divorcio entre los valores y principios que defendemos y las conductas que realizamos. Por ello es necesario conocer qué está ocurriendo, ya que el conocimiento es necesario, aunque no suficiente, para que surja la resistencia, el compromiso y el cambio, teniendo presente que éste ha de empezar por uno mismo.
Antonio Pintor Álvarez   - Córdoba 16 Noviembre de 2012   

viernes, 19 de octubre de 2012

Carta a la Dirección



El Servicio Andaluz de Salud está aplicando de manera perversa la ampliación de Jornada Laboral, lesionando gravemente a trabajadores y ciudadanos, haciendo que quienes hemos defendido y dedicado toda nuestra actividad profesional a la sanidad pública nos sintamos defraudados y estafados por el gobierno de coalición PSOE-IU.
Esta es mi respuesta ante este atropello a la Dirección de mi Centro.

Sra. Directora de la Unidad Clínica de Montoro
Ante la demanda por su parte para que le informe sobre la manera en que “desearía” realizar la ampliación de la jornada laboral a 37.5 horas, en cumplimiento del Real Decreto del gobierno del Sr. Rajoy y la aplicación que del mismo está haciendo en Andalucía el gobierno del Sr. Griñan, paso a exponerle mi opinión al respecto.

- En primer lugar, la reacción sería de asombro, si no estuviésemos acostumbrados a ver día a día que las preocupaciones que manifiestan nuestros gobernantes, no se corresponden en absoluto con las acciones que llevan a cabo, vamos que mienten mas que hablan.
Así, aunque estamos hartos de oírles decir que su principal preocupación, al igual que para el resto de los ciudadanos, es “el paro” y que están dedicando todos sus esfuerzos a solucionarlo, éste sigue aumentando mes a mes, lo cual les debería hacer pensar que están equivocados en las medidas o “tratamientos” que aplican -al igual que ocurría con los médicos cuando utilizaban la sangría como remedio terapéutico y veían, con asombro, como empeoraban y morían los pacientes a pesar del elevado número de sangrías que le practicaban-.
Si de verdad les preocupase el paro, para no seguir metiendo la pata, solamente necesitan saber las cuatro reglas de la aritmética para darse cuenta que si se aumentan las horas de trabajo de los empleados públicos éste se incrementa. Así de sencillo.
Ante un bien escaso, y el trabajo han conseguido que lo sea, la única manera de que llegue al mayor número posible de sujetos es disminuir la parte que le corresponde a cada uno (con la disminución correspondiente en las retribuciones), no aumentarla como han “decretado” nuestros “inteligentes y preocupados” gobernantes, para que unos pocos trabajen mucho y unos muchos se queden en sus casas, en caso de que aún no se las hayan robado los bancos.
El problema es que se trata de una mentira mas de nuestros gobernantes, centrales y autonómicos, ya que lo único que les preocupa es cuadrar el déficit y seguir pagando la deuda, cueste lo que cueste a los trabajadores, pensionistas, desempleados, inmigrantes y beneficiarios de algún tipo de protección social en general.

- En segundo lugar y dado que, se utiliza la “Crisis” como  “justificación” para este tipo de medidas, considero necesario exponer mi opinión sobre la misma.
Lo primero que he de aclarar, pues a veces da la impresión que existe mucha confusión al respecto, es que la “Crisis” no se trata de una catástrofe natural, como el terremoto de Japón o el tsunami de Indonesia, sino que es el resultado de un modelo económico, el capitalista, en su versión mas despiadada, como es el neoliberalismo, con sus teóricos en el campo de la economía y sus ideólogos en el de la política.
Este modelo económico, facilita y consigue que unos pocos propietarios de grandes fortunas, lo que se denomina plutocracia- (con la complicidad de banqueros sin escrúpulos, que han olvidado la esencia de su función social, y políticos serviles que se ponen a sus ordenes, en vez de las del pueblo que los elige para mejorar sus condiciones de vida)- sigan incrementando sus enormes riquezas a costa del empobrecimiento de los pueblos en los países sobre los que tejen su tela de araña, la “Gran Estafa”, como actualmente está ocurriendo en Europa y antes en América del Sur y Asia.
En definitiva no se trata de un fenómeno natural sino de la consecuencia de una Estafa, que tiene sus responsables y a los que de momento no se les está exigiendo responsabilidades y aplicando sanciones, a excepción de Islandia.

- En tercer lugar, quiero exponer la situación de los médicos y enfermeros en general y la mía particular en el centro de trabajo- Adamuz- donde realizo mis funciones como médico de familia.
Entiendo que lo primero que la empresa, en este caso el Servicio Andaluz de Salud, debería haber hecho es aclarar las dudas que existen en la manera como está aplicando la ampliación de jornada, para poder valorar si los cálculos que se nos hacen son correctos. ¿Cuántas horas computa un festivo, un día de permiso o de libranza? ¿Qué se computa en caso de enfermedad que incluya días en los que se ha previsto recuperar jornada? Si la normativa empieza el 1 de julio ¿Se va a tener en cuenta los acúmulos que hemos tenido que realizar durante el periodo vacacional?  En Adamuz al igual que todos los años durante este periodo hemos tenido que asumir, generalmente, la ausencia de un profesional dos días a la semana. Etc.
En el argumentario que precede a sus indicaciones unilaterales de qué trabajo tenemos que realizar  cada uno de los trabajadores para cumplir la ampliación de jornada, aparece lo siguiente: “El Director Gerente es el responsable de establecer los horarios mas convenientes, de acuerdo con las directrices funcionales y organizativas propuestas por cada uno de los Directores de las UGC”, o sea usted; y a continuación se dice: “Para la determinación de los horarios deberán tenerse en cuenta aspectos tales como la coordinación de los equipos, las circunstancias laborales de cada localidad, etc.”
Es precisamente este último párrafo el que usted, en mi opinión como responsable de la UGC, debería haber tenido en cuenta para justificar los casos que ya están realizando un trabajo por el que no se les paga  y/o los que de manera habitual sobrepasan su jornada laboral y que usted conoce.
En lo que respecta a mi situación laboral paso a exponerla de manera resumida:
-          Los lunes falta un médico de familia en Adamuz, la mayor parte de la jornada laboral por tener su trabajo en Algallarin.
-          Los martes no hay pediatra, consulta de tarde con acúmulo de urgencias en Adamuz y Algallarín, pediatría incluida, lo que supone un ahorro de 20 horas de Atención Continuada todos los meses a costa de mi trabajo.
-          Los miércoles se repite la misma situación del lunes.
-          Los jueves, la médica de familia y la pediatra tienen la consulta de tarde, por lo que hay que asumir las urgencias que surjan por la mañana de ambos cupos.
-          Los viernes no hay pediatra y vuelve a faltar el médico de familia las horas que está en Algallarín.
-          El tema de Pediatría resulta curioso, pues de los cinco cupos de medicina de familia que atiende la “pediatra itinerante” que nos corresponde (tres en Adamuz y dos en Pedro Abad), solamente dos cupos no tenemos incluidas las tarjetas sanitarias de los niños en edad pediátrica, precisamente los dos cupos a los que se nos imponen las consultas de tarde con acúmulo de guardia sin remuneración.

Como consecuencia de los puntos anteriores considero que existen razones suficientes para justificar la ampliación de la jornada laboral con las circunstancias laborales con que realizo mi trabajo en Adamuz. La Dra. Acosta se encuentra en la misma situación y los enfermeros de ambos cupos realizan el mismo ahorro en lo referente a las tardes.  
En caso de que no comparta mi punto de vista y a pesar de lo expuesto decida que he de aumentar las horas de trabajo semanales le solicito tenga en cuenta las siguientes consideraciones:
-          No me parece ético, realizar ningún trabajo añadido, que en estas condiciones de elevado desempleo en nuestro país, suponga la pérdida de puestos de trabajo en el equipo. Las medidas que se están aplicando de doblar mañana y tarde o realizar horas de atención continuada para cumplir la jornada laboral me parecen una aberración por lo dicho anteriormente, así como por la degradación y falta de consideración sobre el trabajo que realizamos.
-          A falta de negociación sobre la manera de aplicar el horario y sin que se me haya informado de los cálculos que se han hecho hasta final de año de las horas que me afectan, considero que la única forma “justa y legal” de cumplir con el decreto es aumentando media hora mi jornada laboral diaria.
-          Otra alternativa, sin lesionar a nadie, y que supondría una mejora de la atención a la población, pasaría por tener todas las consultas de mañana y dedicar el exceso de jornada una tarde a realizar actividades programadas, como cirugía menor, educación para la salud en pacientes crónicos, charlas con asociaciones, reuniones de equipo, etc.
-          Si al final las instrucciones del Servicio Andaluz de Salud pasan por ser exclusivamente economicistas, sin importarle dañar a los dos pilares esenciales del mismo, como son los ciudadanos y los trabajadores, reduciéndose a los cálculos de 2.5 horas por profesional de plantilla a 52 semanas, suponen 130 horas menos a pagar, y lo que nos dan a “elegir” es si queremos seguir cobrando lo mismo, en cuyo caso tenemos que quitarle esas horas al trabajo que en la actualidad vienen realizando los Dispositivos de Apoyo con los despidos correspondientes o renunciamos al importe de las mismas en nuestro sueldo, en mi caso me vería obligado, por las razones antes expuestas, a optar por lo último.
-          En caso de darse esta situación, les agradecería pusieran la misma diligencia que están poniendo en la aplicación del decreto, en corregir la situación de los martes por la tarde y la ausencia de pediatra, abonándome  los acúmulos de los martes en los que realizo consulta-guardia, además de la pediatría o incluirme las tarjetas sanitarias correspondientes, pues en caso contrario se me estaría dejando de pagar unos ingresos que en justicia me corresponden y ustedes (Dirección UGC y Gerente Distrito) serán los responsables de este atropello y de las consecuencias que esta situación puedan producir.
Finalmente y ante la oleada de “obediencia ciega” que nos invade, tanto por parte de algunos trabajadores como de los cargos intermedios y directivos, me parece pertinente traer a colación las palabras de  H.D. Thoreau, autor del alegato sobre la desobediencia civil escrito en 1849 y de tan vigente actualidad: … “si el remedio (legal) es de tal naturaleza que le exige a usted ser el sujeto de injusticia para otro, entonces yo le digo, no cumpla la ley…pues yo no me presto al mal que condeno”
Así como las de  Rosa Park, la primera mujer negra que se negó a dejarle el asiento a un blanco, tal como las leyes establecían: “Mientras mas obedecíamos, peor nos trataban”.
Pienso que deberíamos reflexionar sobre la responsabilidad que cada uno de nosotros tenemos sobre lo que está ocurriendo y actuar en consecuencia.
En espera de su respuesta
Antonio Pintor Álvarez
Médico de familia de Adamuz (Córdoba)                              15 de octubre de 2012

jueves, 20 de septiembre de 2012

Frases que idiotizan

Carlo M. Cipolla en su inteligente y divertido ensayo sobre “Las leyes fundamentales de la estupidez humana”, nos dice evn la primera de éstas que: “Siempre e inevitablemente cada uno de nosotros subestima el número de individuos estúpidos que circulan por el mundo” y hace referencia a que ya los autores del Antiguo Testamento eran conscientes de la existencia de esta ley y la parafrasearon al afirmar que “stultorum infinitus est numerus”, obviamente como en tantas otras afirmaciones estos autores estaban equivocados, ya que es imposible un número infinitrVo de estúpidos en una población finita de individuos.

Lo anterior viene a colación por el uso que nuestros gobernantes vienen haciendo de frases que aparentemente reflejan sabiduría, pero que a poco que las analicemos nos damos cuenta que no solo no lo son, sino que son tan estúpidas que idiotizan tanto al que las pronuncia como al que las escucha de manera acrítica y las acepta. Por lo que dado el éxito que tienen me temo que aseveración de la primera regla está bastante avalada por los hechos.
¿A qué frases nos referimos?
Como justificación de los “recortes” que se vienen produciendo en nuestro país a raíz de la “estafa” mundial que venimos padeciendo, nuestro presidente Sr. Rajoy en mas de una ocasión ha declarado en tono solemne que: “No hay dinero en las cuentas públicas” y “No podemos gastar mas de lo que tenemos” y , a modo de docente, hace analogía con la economía de un hogar para que la “plebe” sea capaz de entender las elevadas explicaciones, y efectivamente las entienden y, por desgracia, se las creen.
Aunque se trata de una falacia evidente, pues todos los gobiernos, y las familias en un elevado número, se apoyan, en la sociedad capitalista en la que vivimos, en el crédito y lo correcto sería afirmar que “no podemos gastar mas de lo que previsiblemente y razonablemente podamos pagar” en los plazos previstos. Sin embargo sigámosle la corriente y aceptemos como veraz el contenido de la frase.
Imaginemos un hogar compuesto por papá Rajoy y mamá Cospedal, con varios hijos, llamados: “Empleados públicos”, “Parados”, “Pensionistas”, “Discapacitados”, “Inmigrantes”, “Banqueros”, “Iglesia Católica” y “Grandes Empresarios”.
En ese hogar resulta que tienen dificultades económicas, de manera que “los gastos superan a los ingresos” (según cifras actuales se gasta el doble de lo que se ingresa) y como eso no es “bueno”  los cabezas de familia, papá Rajoy y mamá Cospedal, deciden terminar con ese estado de cosas y en vez de hacer un análisis de por qué no salen las cuentas, lo que les hubiese llevado a la conclusión de que tres de sus hijos: “Banqueros”, “Iglesia Católica” y “Grandes Empresarios”, están derrochando y además no realizan las aportaciones que debieran al hogar, pues se trata de unos “hijos consentidos y malcriados” a los que todo se les permite y nunca se les ha exigido la menor disciplina; en cambio los otros cuatro siempre ha sido disciplinados aportando lo que podían y recibiendo bastante menos de lo que les hubiese correspondido (España, como ha mostrado el profesor Vincent Navarro está por debajo de las aportaciones en gasto social del grupo de los Euro 15). Pues bien a los malcriados no solo no les recortan sus excesos, sino que cubren con prestamos sus pérdidas en el casino y sus gastos en lujos  de todo tipo, y en cambio, se ensañan con los otros cuatro más débiles a los que les restringen aún mas sus precarias condiciones económicas.
Y a esta manera de actuar lo designan con otra frase estúpida, pues nos dicen que “están tomando medidas difíciles y valientes” para solucionar el problema del hogar, cuando en realidad están siendo cobardes al empobrecer aún mas a los que ya lo eran, aprovechándose de su debilidad, y seguir protegiendo a los que “están viviendo por encima de las posibilidades del hogar España”, a costa de los que aumentan el circulo de parados y pobres, que son a los que con otra frase estúpida se les ha convencido que son ellos los que “han estado viviendo por encima de sus posibilidades”.
Decía la Sra. Botella, alcaldesa de Madrid, en unas declaraciones en prensa que “…la inyección de dinero a la banca era necesario ya que esta es a la sociedad lo que la sangre al cuerpo humano”, quizás en este sistema capitalista en el que vivimos tenga razón, pero es necesario profundizar en la analogía, para darnos cuenta que tras la aparente sabiduría, nos encontramos ante otra frase estúpida. Veamos.
¿De donde sale la sangre (dinero) que se le inyecta a la banca?. Del resto de los ciudadanos.
 De manera que se le extrae sangre a los debilitados ciudadanos para inyectársela a los glotones banqueros.
Como dice Vincent Navarro “En realidad, el BCE ya ha proveído un billón de euros desde diciembre de 2011 a los bancos europeos. La mitad de esta cantidad ha ido a los bancos españoles e italianos. De ahí que los bancos europeos, incluyendo los españoles, no tengan –en contra de lo que se dice- falta de liquidez, es decir, de dinero. En realidad, los bancos europeos tienen mucho, mucho dinero. Lo que ocurre es que gran parte de este dinero lo tienen depositado, es decir, guardado en las arcas del propio BCE. Ahí está, guardado bajo llave, beneficiándose de la seguridad que ofrece el BCE y sus unidades satélites, los Bancos Centrales de cada país.”
El problema es que los bancos no actúan como organismos normales sino que a manera de vampiros su necesidad de “sangre-dinero” es insaciable y han encontrado en una ideología neoliberal y en la mediocridad-complicidad de los políticos que nos gobiernan sus aliados para llevar a buen término la sangría de los países y sus ciudadanos.
Ante esta situación los ciudadanos no podemos seguir permitiendo que nos sigan sangrando, a modo de los antiguos tratamientos médicos, pues pronto nos ocurrirá como al rey Jorge III de Inglaterra, que padecía una “locura” (hoy se piensa que podría ser consecuencia de una enfermedad llamada porfiria e incluso de posible envenenamiento por arsénico) que murió, ante la perplejidad de los médicos, pues ésta se produjo "a pesar de que lo habían sangrado en múltiples ocasiones".
No permitamos que un grupo de desalmados, camuflados bajo siglas rimbombantes (BCE, FMI, OCDE, etc) nos arrebaten el presente y destruyan el futuro de nuestros hijos y nietos.
Rebelémonos.







martes, 17 de julio de 2012

De “gobiernos miserables” y “enemigos ocultos”

Según la Real Academia Española el término miserable tiene las siguientes cuatro acepciones:
  1. adj. Desdichado, infeliz. 2. adj. Abatido, sin valor ni fuerza. 3. adj. mezquino (que escatima en el gasto). 4. adj. Perverso, (sumamente malo, que causa daño intencionadamente), abyecto, canalla.
En mi opinión, muy influida por la indignación y desprecio que en este momento me producen nuestros gobernantes por sus actuaciones recientes, son la tercera y cuarta acepción las que mejor los definen en el momento actual.
Mezquino (que escatima en el gasto, aunque en palabras de la Sra. Vicepresidenta del gobierno sea para “Salvar a España”, lo que nos recuerda a la justificación que hace justamente 76 años esgrimió un señor bajito con bigotito llamado Francisco Franco que nos mantuvo en la edad media cultural, científica y de los derechos civiles y sociales, bajo una de las dictaduras mas criminales de la historia reciente).
 Perverso (: vean la foto en la que nuestros políticos en el poder celebran las medidas con las que “machacan” a los ciudadanos más débiles).
Aunque  deseo que en breve sean la una y la dos, las acepciones que mejor los definan (1.- adj. Desdichado, infeliz. 2. adj. Abatido, sin valor ni fuerza.), pues eso significaría que se ha impuesto la razón y los delincuentes que nos gobiernan han caído en desgracia y ¡ojalá! están siendo procesados por otra justicia diferente a la que hoy tenemos.




A pesar de lo dicho y de los recientes datos de metroscopia que muestran el grado de desapego de los ciudadanos por los políticos, los cuales se encuentran al final del listado, necesitamos poner en evidencia que no son “los políticos” en general el problema, sino “estos políticos” que hoy padecemos, y que los ciudadanos hemos elegido, los que no están a la altura de las circunstancias, dada su incompetencia y mediocridad, los que están favoreciendo la pérdida de credibilidad en la democracia como sistema deseable de gobierno.
Escribía un amigo en su blog (“del breviario al vademécum”, que recomiendo por sus divertidas historias llenas de humanidad e interesantes reflexiones) “Malos tiempos para los jefes”, aún coincidiendo en sus reflexiones, considero que un problema mayor es que tenemos “malos jefes para estos tiempos”, a todos los niveles, desde los del trabajo hasta los del gobierno.
Aquí está lo paradójico de la situación, resulta que precisamente quienes resultan vitales para el sistema democrático, y no olvidemos que las democracias europeas con todos sus defectos, siguen siendo los lugares con mejor calidad de vida, los políticos, son los agentes visibles y denostados de la grave situación en la que nos encontramos y, sin embargo, otros agentes causantes y mantenedores los unos y co-responsables los otros, no suelen aparecer en el escenario de manera tan visible.
Luis de Guindos, 23 de mayo 2012: “Bankia tendrá todo el capital público que necesite”. No el sistema público de salud, la educación, las pensiones, las ayudas al desempleo, la dependencia. No, para estos menesteres no hay dinero, sino recortes, pues hay que recaudar para salvar a los bancos y a los delincuentes que los gestionan. Y ¿Quién es este Sr. De Guindos? Pues nada más ni nada menos que nuestro actual ministro de economía y antes directivo de Lehman Brothers, el banco de inversión cuya quiebra inició la crisis actual. Alguien a quien a tenor de su curriculum no pondríamos a gestionar ni las cuentas de la comunidad donde vivimos. Un banquero. Como podemos ver “Las Puertas giratorias” funcionan perfectamente en nuestro país.


Monti,Papadimos y Draghi : banqueros de Goldman Sachs en el poder


A estos es a los que me refiero como “enemigos ocultos”, se trata de los banqueros, que al igual que un cáncer metastático se han expandido y ocupado todos los puestos relevantes del poder, con doble cara, la pública en su faceta de político, permaneciendo oculto su origen, intereses y lealtades al sistema bancario que lo ha propulsado al puesto que ocupa. (Generalmente Goldman Sach, la banca de inversión que está en los orígenes de la Gran Depresión del 29 y de la actual Crisis, la misma que entre otras tropelías almacena en el puerto asturiano de El Musel, situado en Gijón, centenares de miles de toneladas de carbón colombiano pagado al contado y que pretende vender en el mercado de futuros, una operación especulativa con la que espera obtener un beneficio astronómico).
Se habla de la Troika (Unión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional) como las instituciones que “orientan” las medidas a tomar para salir de la situación crítica en la que se encuentra la Europa del Euro, y que se las “imponen” a los países que han sido intervenidos como es el caso de España.
Pero ¿Quiénes son estos organismos? Y ¿Quiénes los dirigen?
Fondo Monetario Internacional (FMI), busca fomentar la cooperación monetaria internacional, afianzar la estabilidad financiera, facilitar el comercio internacional, promover un empleo elevado y un crecimiento económico sostenible y reducir la pobreza en el mundo entero. Fundado en 1945, es administrado por los 187 países miembros ―casi todos los países del mundo— a los cuales se supone que les rinde cuentas.
De los seis objetivos teóricos en la práctica solo se ocupa de los tres primeros que van en beneficio del capital (negrita y cursiva míos) y se desentiende olímpicamente de los tres últimos, que tratan de favorecer a los trabajadores y al medio ambiente, e incluso los datos indican que trabaja en la dirección opuesta, yendo hacia un crecimiento nada sostenible e incrementando el desempleo y la pobreza en el mundo.
Y este organismo tan “sabio”, importante y con tanto poder sobre los países y los ciudadanos de éstos, ¿quien lo dirige?
De 2004 a 2007, es decir en los años en que se gestó la terrible crisis que nos asola y cuya evitación era una de las razones de ser de este organismo, estuvo presidido por  Rodrigo Rato, ex-ministro de economía del gobierno de Aznar y hoy imputado por estafa, falsedad contable y administración desleal, entre otros delitos, en el mayor desastre bancario de nuestro país, como director de Bankia, que ha llevado al sistema bancario español a la quiebra y que ha sido el detonante de la intervención de nuestro país.
De 2007 a 2011 en que tuvo que dimitir al ser acusado de agresión sexual y violación ocupó la dirección de este organismo Dominique Strauss Kahn, candidato del partido socialista francés a las elecciones presidenciales, candidatura a la que tuvo que renunciar. El 21 de febrero de 2012 fue detenido en Lille (norte de Francia) después de que decidiera prolongar el interrogatorio el juez que instruye la investigación por un presunto caso de proxenetismo y desvío de fondos.
El Banco Central Europeo, no tiene funciones de Banco Central sino que en realidad actúa como un lobby de la Banca, prestándole cantidades ingentes de dinero al 1% para que luego los bancos lo presten a los Estados, como en el caso de España, al 5-7%  por lo que, sin necesidad de capital propio, con dinero prestado pueden ganar inmensas cantidades de dinero y además sin riesgo.
Su actual Director Mario Draghi, otro banquero con prácticas delictivas, pues cuando era vicepresidente de Goldman Sachs International, uno de los máximos responsables de la compañía en Europa, ésta asesoró a Kostas Karamanlis sobre cómo ocultar la verdadera magnitud del déficit griego. Esta ocultación del fraude condujo a la crisis financiera en Grecia de 2010-2011.
Podríamos seguir pero creo que como muestra ya tenemos suficiente.
Estos individuos, incompetentes y delincuentes son los que rodeados de la parafernalia que da el poder han estado al frente de las instituciones que nos han estado aconsejando y dirigiendo.
El otro elemento importante de lo que ocurre es la ciudadanía que con sus votos pone en el poder a partidos y personas que se dedican a defender los intereses del capital a costa de los ciudadanos en general y de los trabajadores en particular.
Las políticas públicas pueden y deben seguir otros valores que permitan vivir en una sociedad con eficiencia, justicia y sostenibilidad, sin embargo para que esto suceda la gente debe ejercer un nuevo y mayor nivel de responsabilidad política, los intereses del capital dominan nuestra política no solo porque tienen, como es obvio, mas dinero, sino porque gran parte de la población general se ha desconectado de la política. Aunque los políticos y gran parte de los intereses empresariales y financieros se esfuerzan en ocultar información a la gente, muchos ciudadanos permiten que esto suceda al no hacer los esfuerzos necesarios para estar bien informados y, consecuentemente elegir políticos entre aquellos partidos que defiendan y demuestren en su práctica diaria que otro modelo de sociedad es posible.
Lamentablemente no parece que los ciudadanos vayamos en esa dirección, si miramos a Estados Unidos donde su candidato Republicano, el empresario y millonario Romney, con posibilidades de ser elegido presidente, defiende el uso de paraísos fiscales para evadir impuestos y en nuestra vecina Italia el Sr. Berlusconi (de sobra conocido) vuelve a intentar recuperar la presidencia que le expropiaron desde la Unión Europea para poner en su lugar a Mario Monti, antiguo comisario europeo y arquitecto del desastre del euro, alguien que ni siquiera era miembro del Parlamento Europeo.
Por ahora seguimos en manos de delincuentes.

Antonio Pintor Álvarez
17 de Julio 2012

lunes, 2 de julio de 2012

¿Qué podemos hacer?



Un amigo me escribió a raíz del articulo “La conjura de los listos”  y me decía: De acuerdo con el análisis, pero ¿Qué podemos hacer?
Como médico he aprendido que en el éxito de un tratamiento resulta fundamental realizar un buen diagnóstico.
Haciendo un símil con la situación actual, podríamos resumir el diagnóstico, puesto que ha sido tratado en otros artículos anteriores, diciendo que lo que nos está ocurriendo es la consecuencia de la aplicación de las políticas económicas del capitalismo neoliberal, que preconizan la ausencia de normas reguladoras en las finanzas y en la economía, reduciendo la intervención del Estado, al que ven como un problema para el desarrollo. Salvo cuando fracasan sus especulaciones financieras, que entonces si consideran debe intervenir, al objeto, no de “castigar a los responsables”, como sería lo sensato, ya que han tenido la máxima libertad para actuar, sino para “salvarlos”. Y para ello nos “rescatan” (expolian) a los ciudadanos.
Como consecuencia de aplicar las políticas referidas nos encontramos con dos grandes problemas: “Debilidad del Sistema Democrático y una “Crisis Sistémica” (financiera, económica, ecológica, ética, política).
Siendo la miseria y la ignorancia dos grandes enemigos de la democracia, ambos muy potenciados en la actualidad por los plutócratas que nos dirigen, nos encontramos con dos grandes barreras para el cambio político y social que necesitamos.
Si echamos una ojeada a algunos datos conocidos sobre la miseria, observamos que la brecha entre ricos y pobres ha aumentado espectacularmente, ya que a pesar del incremento de la riqueza mundial, ésta se ha concentrado en unas pocas personas, en torno al 1%.
 El que fue Director General de la UNESCO, Federico Mayor Zaragoza, no se cansa de repetir que mueren en el mundo unas 70.000 personas diariamente, sobre todo niños, achacables a la miseria que les impide acceder a los alimentos y servicios sanitarios básicos. Se estiman entre el 30-40% de la población mundial malviven con menos de 2 dólares diarios. No existe mayor catástrofe en el mundo que la miseria en la que se encuentran millones de personas.
Ante esta situación, en Junio del 2008 la FAO que se ocupa, dentro de las Naciones Unidas, de la agricultura y la alimentación, diseñó un Plan de Emergencia para acabar con esta sangría humana y se lo presentó a las naciones ricas del mundo, estimando un coste de 50.000 millones de dólares anuales (Similar a lo que necesitan nuestros bancos para hacerlos solventes por enésima vez). Los países ricos contestaron que no podían disponer de esa cantidad. Tres meses después se produjo la “crisis-estafa financiera” y todos hemos sido testigos de cómo inmensas cantidades de dinero, estimadas a día de hoy en 5 billones de dólares, se han “regalado”, bien mediante préstamos que no han devuelto o donaciones, a la banca financiera (por otra parte llena de delincuentes).
Estos datos deberían ser el motor que nos pusiera en marcha a toda persona con un mínimo de conciencia.
¿How do you sleep?  (¿Cómo puedes dormir?), decía la canción de John Lennon, y sin embargo dormimos plácidamente, y ello ocurre porque el cerebro de la especie humana en su etapa evolutiva actual tolera esta situación sin conflicto emocional. Necesita recurrir a la razón, o sea, tomar conciencia, para indignarse y ello, a fecha de hoy, solo ocurre en una minoría. Y después de la indignación tendríamos que pasar a la acción, y no todos los concienciados están dispuestos a hacerlo, con lo que la minoría se reduce aún más.
Contra la ignorancia el conocimiento. En el artículo anterior hacía referencia a cómo los poderosos medios de comunicación en manos del capital condicionan de manera importante la manera en que los ciudadanos perciben lo que está ocurriendo y en esta línea de pensamiento nos han contado lo que el premio Nobel de economía P. Krugman llama “El Gran Engaño”. (Véase artículo anterior).
Padecemos un gobierno con su presidente a la cabeza, Mariano “el embustero”, que mienten más que hablan y solo se necesita mirar las hemerotecas y escucharlos diariamente, si el estómago nos lo permite, que en consonancia con sus principios están dificultando el acceso al conocimiento mediante los conocidos y criticados recortes a la educación y a la investigación pública y por otro lado el apoyo a la enseñanza privada y la relacionada con la oscurantista  y retrógrada Iglesia Católica.
Necesitamos que las naciones se marquen como objetivo prioritario, no tanto el “imposible crecimiento” que tanto pregonan y que los científicos nos informan que no es posible en un mundo finito seguir aspirando a un crecimiento permanente, sino una más justa distribución de la riqueza. Y ello implica cambiar a los dirigentes actuales y al sistema económico actual, pasar del capitalismo neoliberal a otro como el Modelo Económico del Bien Común (Impulsado por Christian Felber).
Parafraseando lo que decía Karl Marx en su “XI Tesis sobre Feuerbach”: Los filósofos (economistas) no han hecho más que interpretar de diversos modos el mundo (sistema económico), pero de lo que se trata es de transformarlo” (cursiva y paréntesis míos), es tarea de esa minoría de ciudadanos concienciados poner como prioritario en su esquema de valores defender la democracia y el estado de bienestar, promoviendo cambios políticos y sociales.
 En nuestra sociedad no es difícil que haya un divorcio entre los valores y principios que defendemos y las conductas que realizamos. Por ello es necesario conocer qué está ocurriendo, ya que el conocimiento es necesario, aunque no suficiente, para que surja la resistencia, el compromiso y el cambio, teniendo presente que éste ha de empezar por uno mismo.
- Puesto que estamos en una sociedad de consumo empecemos por éste, de manera que antes de comprar algo nos hagamos un sencillo test:
-          ¿Por qué compro? ¿Lo necesito o lo deseo? Ya que a veces se trata de deseos inducidos por la publicidad y no de necesidades reales.
-          ¿Qué compro? cuya respuesta intenta que veamos en que medida el producto tiene en cuenta el respeto a las personas y al medio ambiente;
-          ¿Dónde o a quien se lo compramos? Estamos siguiendo los dictados de la ley de la oferta y la demanda que nos lleva a comprar lo más barato y próximo sin tener en cuenta donde y en que condiciones para las personas y el medio ambiente se producen o por el contrario, estamos apoyando los criterios de comercio justo en el cual pagamos, aunque sea algo mas caro, lo que necesitan para vivir dignamente las personas que han intervenido en la cadena de producción.  
- Utilicemos bancos éticos (Triodos, Fiare) que no especulen con nuestros ahorros, en caso de que aún nos queden algunos.
- Participemos en todos aquellos actos que se convoquen en defensa del Estado del Bienestar y de rechazo a las medidas que lo están destruyendo.
- Denunciemos el Gran Engaño en el que nos tienen cada vez que tengamos oportunidad de hacerlo.
- Exijamos, creando un estado de opinión en la sociedad, que “todos” aquellos gobernantes, banqueros o cualquier otra persona que se demuestre su responsabilidad en la situación actual sean juzgadas como responsables de “Crímenes contra la humanidad” en un proceso similar al que tuvo lugar tras la 2ª Guerra Mundial en Nuremberg.
- Participemos en grupos, asociaciones, movimientos vecinales o partidos políticos diferentes  a los que hasta ahora nos han gobernado, como EQUO, que defiendan y estén dispuestos a luchar por estos objetivos.
Estas son algunas propuestas que se me ocurren y que por supuesto, ni son todas ni seguramente las mejores, por ello en aras de la “inteligencia colectiva” animo a quienes lean el artículo añadan otras que consideren interesantes, a ver si entre todos somos capaces de dar con la clave que nos permita transformar esta sociedad.
Aunque parezca una tarea imposible, hagamos un ejercicio de optimismo, si cada uno de los ciudadanos convencidos nos convertimos en “activistas” y dispuestos a movilizar y convencer a los que nos rodean, si esta tarea la iniciáramos solo 100 personas con capacidad de atraer a cinco cada uno y estos nuevos hicieran lo mismo en solo ocho pasos se habría producido una epidemia de “ideas” (memes), que afectaría a mas de nueve millones de personas en nuestro país dispuestos a cambiar de modelo económico y de políticos.
Después de todo, quizás no sea tan difícil.

Antonio Pintor Álvarez.
Médico. Militante de Equo
Julio 2012.

lunes, 18 de junio de 2012

El Gran Engaño y la pérdida de Derechos en Europa


El Gran Engaño y la pérdida de Derechos en Europa
En su autobiografía “En busca de la memoria”, el Premio Nobel de medicina por sus estudios sobre la memoria, Eric  Kandel, nos cuenta cómo su ciudad natal Viena, en los años treinta era una ciudad maravillosa, el centro cultural mas importante de habla alemana, famosa en las artes y la música, cuna de la medicina científica, el psicoanálisis y la filosofía moderna , habitada por grandes pensadores, científicos, escritores, artistas, en definitiva por ciudadanos sensibles y cultos que asistían a conciertos, opera, museos, conferencias, etc. De la noche a la mañana una parte importante de estos mismos ciudadanos, tras la invasión de la ciudad por los nazis, se transformaron en seres crueles contra sus conciudadanos judíos, crueldad que tuvo su máximo exponente en la conocida “noche de los cristales rotos”. Kandel, nos cuenta esta experiencia para que reflexionemos sobre la fragilidad de los avances sociales y la necesidad permanente de defender los derechos conseguidos. Por otra parte refleja lo fácilmente que aparece la “conducta gregaria” con su sometimiento y adulación a la autoridad, además de poner en evidencia  la debilidad del altruismo, ambos componentes de la condición humana.
Resulta pertinente traer estas reflexiones a colación cuando estamos siendo testigos del desmantelamiento brutal en Europa del llamado “Estado del Bienestar” impulsado por la clase  capitalista, representada por los “mercados financieros” y ejecutado por los gobiernos “títeres” que venimos padeciendo, infiltrados todos ellos por representantes de ese  capital, cuyo máximo exponente es la entidad financiera Goldman Sach, y por otra parte la “tibieza” con que la ciudadanía está respondiendo, paralizada por el miedo y el “no saber que hacer” en unos casos y  la aceptación de los hechos en otros. 
Esta conducta  recuerda a la de los animales de experimentación que el psicólogo Martin Seligman denominó “Indefensión Aprendida”, consistente en la falta de respuesta por parte de éstos después de haberlos sometido a “fuertes descargas” sin que pudiesen librarse de ellas, quedaban inmóviles, incapaces de reaccionar ni siquiera ante estímulos dolorosos. En definitiva, los animales quedaban totalmente entregados al “destino”- o a los “mercados”- y se deprimían. Lo mismo que nos está ocurriendo a los ciudadanos europeos.
 Entristece ver como derechos conseguidos con tanto esfuerzo van desapareciendo (sanidad, educación, prestaciones por desempleo, dependencia, pensiones, etc.) y todo ello, según nos cuentan nuestros “ilustres” gobernantes y sus “bustos-parlantes” se hace para “ayudarnos a salir de la depresión económica” en la que nos han metido, y simultáneamente se “rescatan” bancos, trasladando cantidades exorbitantes de dinero público o comprometiendo y endeudando al Estado (o sea, los ciudadanos) para salvaguardar los intereses de los “delincuentes” que los han gestionado y de los bancos alemanes y franceses que son los prestamistas mayoritarios y todo ello sin que, hasta el momento, se hayan pedido responsabilidades a banqueros o políticos por el desastre nacional ocasionado. Es como si a esta situación hubiésemos llegado por “causas naturales” y no debido a políticos incompetentes.
Los poderosos medios de comunicación en manos del capital condicionan de manera importante la manera en que los ciudadanos perciben lo que está ocurriendo, como dicen algunos magnates de estos medios. “Pase lo que pase, pasará lo que nosotros queremos que pase”, y en esta línea de pensamiento está la explicación oficial de las causas de la crisis y de la necesidad y conveniencia de las medidas a adoptar y para ello  nos han contado lo que el premio Nobel de economía P. Krugman llama “El Gran Engaño”, que es una narración distorsionada, un relato falso de las causas de la crisis que no solo interfiere en las soluciones, sino que, de hecho, acaba llevando a políticas que sólo empeoran la situación.
El Gran Engaño consiste en difundir “la creencia” de que la crisis europea, en general, y española en particular se debe a la irresponsabilidad en el gasto de los gobiernos, que han incurrido en déficit presupuestarios excesivos y se han endeudado en exceso. Además se nos ha hecho creer que el “elevado” número de empleados públicos es otra de las causas.
Quizás haya algo de esto en lo ocurrido en Grecia, pero tanto Irlanda como España tenían superávit y poca deuda al inicio de la crisis, y como podemos observar en el gráfico adjunto, el conjunto de los países europeos que ahora están en dificultad, los llamados “GIPSI” (Grecia. Italia, Portugal, España e Irlanda) desde 1999 iban disminuyendo sin cesar su endeudamiento.
En cuanto a los empleados públicos, podemos observar el gráfico de los datos de la OCDE, en los que España está entre los últimos puestos.